La Teoría de las Ventanas Rotas

Desarrollada por James Q. Wilson y George Kelling se basa en la premisa de que una parte importante del delito es el resultado inevitable del desorden.

Esta teoría se puede aplicar a los negocios. La atención constante de los detalles no sólo demuestra la capacidad de la empresa, sino que lanza la señal de que la herencia se preocupa por los clientes. Por el contrario, ventas rotas, pisos sucios, baños y paredes mal mantenidas, envían como señal la existencia de una herencia despreocupada.

Pero ¿cuándo o a partir de qué momento un baño sucio es una “ventana rota”. Esta pregunta puede representar la diferencia entre el éxito y el fracaso en los negocios, y es que, el lance de esta teoría va más allá de una interpretación.

Si el baño en una cadena de comida rápida se queda sin papel o está sucio, tiene como señal que la gerencia no está atendiendo las necesidades de sus clientes, situación que podrá conducir a pensar que las hamburguesas no están siendo preparadas adecuadamente, que puede haber riesgos de salud o que a la cadena completa de negocios no le importan sus clientes. En el mismo caso, si usted se hospeda en un lujoso hotel, en una hermosa suite, pero encuentra que de igual forma el baño no está impecable, lo siguiente será pensar: ¿estarán limpias las sábanas? Si todo funciona en orden, los clientes no pasarán por esta etapa de cuestionamientos, se sentirán satisfechos.

El estar pendiente de los detalles evita que nuestros clientes pongan en tela de jucio nuestros productos y servicios, y que tomen la decisión de dejar de comprar.

En los negocios, una ventana rota puede ser un cajero mal vestido, un menú de comida desordenado por un empleado con mala actitud. Puede ser físico, como locales mal pintados, con cucarachas. Pueden ser simbólicas, como políticas que requieran que los clientes paguen por servicio al cliente o cuando una llamada enviada a una espera de 20 minutos, cuando un cliente intenta devolver un producto y el empleado le responde que no se puede.

Es importante que la gerencia observe las ventanas rotas de su empresa y que las repare e el momento en que se producen. No permita que el efecto bola de nieve de las ventanas rotas las convierta en grandes problemas.

Cuide los detalles, una pequeña percepción puede ocasionar impactos de mucha importancia.

Cultura de Trabajo

La cultura de trabajo está constituida por el conjunto de suposiciones, creencias, valores y normas que comparten y aceptan los integrantes de una organización. Dicha cultura puede abarcar en mayor o menor grado a toda la organización, a un departamento, a una sección, entre otros. La cultura influye en todo lo que sucede en la organización.

La cultura de trabajo indudablemente es resultado de:

  • La forma de pensar y actuar.
  • Los problemas y retos que se han afrontado.
  • Las normas de trabajo establecidas

Una cultura adecuada de trabajo debe fomentar entre todo el personal:

  • La disciplina.
  • La responsabilidad y el orden.
  • La productividad.
  • El trabajo en equipo.
  • La comunicación abierta.
  • El enfoque a resultados y al cliente.
  • La creatividad y participación.
  • Sensibilidad y adaptación al cambio.

4 Tipos de Reclutadores

Por LCPF Soledad Chavez Mendoza

reclutamiento

Para muchos de nosotros el gran obstáculo para lograr el trabajo que queremos se encuentra en la oficina de Recursos Humanos y se llama reclutador, sin embargo, la persona que recibe nuestro Currículum y decide si nos da el empleo, no siempre tiene el mismo perfil.

Conoce los 4 tipos de reclutadores más comunes en el proceso de selección, cómo identificarlos y qué esperar de ellos durante el proceso de reclutamiento.

1. Reclutador Corporativo. Un reclutador típico de medianas y grandes empresas  Se trata de empleados de la compañía misma, que forman parte del departamento de Recursos Humanos y cuya función es proveer candidatos para cubrir las vacantes disponibles.

¿Qué busca? Para este tipo de reclutador lo más importante es que el aspirante cubra al 100% el perfil, de lo contrario trabajarán en balde cuando el jefe del departamento rechace su propuesta. Si no cumples con la mayoría de los requisitos de una empresa con un proceso sólido de reclutamiento, es muy posible que seas descartado de inmediato.

Lo que debes saber La decisión de contratarte no depende de ellos, en general son un primer filtro para presentar opciones potenciales al encargado del área, quien más adelante seleccionará al candidato que más se ajuste a sus necesidades. 

2. Reclutador Externo/ Agencia de Reclutamiento Cuando la empresa no tiene un departamento de Recursos Humanos o requiere puestos específicos puede contratar los servicios de una agencia de reclutamiento. Su trabajo es cubrir vacantes diversas a un gran número de empresas.

¿Qué busca? Su principal preocupación es satisfacer a la empresa y ofrecerle candidatos seguros, que duren en la organización y cumplan los requerimientos de la empresa.

Lo que debes saber. Como este tipo de reclutadores no forman parte de la empresa, de entrada no nos estamos aproximando a la empresa en sí, sino a un intermediario, que será más rígido en su proceso, porque está prestando un servicio externo. No tendrá la sensibilidad de un reclutador corporativo, que conoce la empresa, los departamentos y las dinámicas de trabajo.

3. HeadHunter. También llamado “ caza talentos”. Se trata de un profesional de selección de personal que no necesariamente trabaja para una empresa. Lo más común es que trabajen de forma independiente o en una empresa de Selección de Talento.

¿Qué busca? Su trabajo en reclutar a candidatos top, es decir, no cubre vacantes genéricas como vendedor, administrador, auxiliar, etc. Busca a un candidato especializado. Su misión es encontrar justamente lo que la empresa empleadora necesita.

Lo que debes saber Los headhunters se enfocan en buscar candidatos para cubrir puestos de alto nivel, y los buscan en diversos medios: bolsas de empleo de alto perfil, redes sociales e incluso en otras empresas. Esa es una buena razón para cuidar tu imagen en Redes Sociales y conservar buenas referencias laborales, nunca sabes cuándo puede haber un headhunter en busca de alguien como tú.

4. Jefe de Departamento. De acuerdo con la Secretaría de Economía, las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) generan 7 de cada 10 empleos formales en el país. Es probable que una empresa de este tipo no cuente con área de Recursos Humanos establecida y los procesos de reclutamiento no sean realizados por el mismo jefe de departamento o el dueño mismo.

¿Qué busca? Si el reclutador es el jefe del área donde se encuentra la vacante buscará un candidato con quien haga “ clic”, es decir ya sabe qué tipo de habilidades necesita y qué personalidad le atrae en un candidato. Por supuesto conoce las funciones del puesto, por lo tanto es más sencillo que comunique toda la información que el candidato quiere saber.

Lo que debes saber Es evidente que un jefe de área No es un reclutador, es posible que tenga mucha intuición para elegir personal, pero también cabe la posibilidad de que no lleve a cabo las mejores prácticas. Sin embargo, algo positivo es que hay menos filtros que superar, si le gustas a él o ella tienes posibilidades de obtener el empleo. Una entrevista con tu posible jefe también te permite hacerte una idea de con quién trabajarás y en qué escenario.

 

reclutamientos

Aprende a Hacer un Curriculum

Por LCPF Soledad Chavez Mendoza

El Currículum Vitae es una de las herramientas más importantes de tu vida profesional y todos debemos aprender a redactarlo y mantenerlo actualizado. El término es una locución en latín que significa en español “carrera de la vida” y su objetivo es describir la experiencia laboral, preparación académica, conocimientos y habilidades que califican a una persona para realizar determinado trabajo.

Con la popularización de las bolsas de trabajo online, las redes sociales y medios de comunicación digital la forma en la que debe redactarse un Currículum se ha modificado y no es la misma que hace 10 años, sin embargo existen herramientas online que simplifican la construcción de nuestro currículo.

Existen elementos clave que todo currículo debe tener, ya sea en versión online o escrita, sin embargo es importante que sepas que NO existe un currículum que se ajuste a todas las necesidades, si adaptas estos elementos a tu caso particular puedes construir un documento de valor y aumentar tus posibilidades de encontrar un empleo.

1) Título: Esta es una parte que a menudo solemos omitir, pero causa más impacto de lo que imaginamos. Se trata de presentarnos como profesionistas en pocas palabras. Es una oportunidad para decirle en breve al reclutador quiénes somos y qué sabemos hacer.

Ejemplo:

-Contador titulado con 4 años de experiencia. Especialista en Impuestos.

-Diseñadora web. Photoshop, Ilustrator y Fireworks nivel avanzado.

2) Datos Personales: Ya los conoces, nombre completo, dirección, teléfono de casa, celular y cuenta de correo electrónico son básicos.

Un buen consejo es crear una cuenta de e-mail exclusiva para tus asuntos laborales

3) Objetivo: Esta parte de tu CV está destinada a mostrar cuáles son tus expectativas laborales a futuro, en qué áreas buscas desarrollarte y qué actividades te gustaría desempeñar.

En este punto el reclutador buscará conocer si tus metas son compatibles con lo que la empresa y la vacante te ofrecen, así que es un buen tip que si estás buscando un puesto en especial tomes en cuenta las necesidades de la empresa para redactar tu Objetivo.

4) Experiencia Profesional. Uno de los puntos clave que atrae al reclutador en tu Currículum es el apartado de tu experiencia laboral. Al leerla le quedará claro si tienes los conocimientos y habilidades necesarias para desempeñarte en el puesto.

Inicia por tu experiencia más reciente, es decir tu último empleo y no olvides que tu experiencia debe contener nombre de la empresa, puesto que desempeñabas, una breve descripción de tus actividades y sobre todo tus logros.

5) Preparación Académica. Es momento de hablar de tus estudios, un aspecto que influye mucho sobre el puesto al que puedes aspirar y el salario. En México la realidad es que una vacante puede tener cientos de aspirantes, y las empresas tienen que filtrar a los interesados para reducir las opciones.

Los expertos recomiendan incluir en este apartado tu último grado escolar. No es necesario poner la escuela donde cursaste el kínder o la secundaria, incluso si tienes estudios universitarios truncos es importante que los menciones, aunque no tengas un título o certificado. Incluye cuántos semestres, cuatrimestres o años concluiste. Lo mismo aplica para otros grados académicos.

6) Idiomas. El dominio de un idioma puede hacer la diferencia entre conseguir o no un empleo, además impacta en el salario. En 2011 OOCMundial publicó más de 1 millón de vacantes y el 97% de ellas requería algún nivel de inglés.

Los mejores empleos los conseguirán las personas mejor preparadas y hay mucho por hacer en cuanto a capacitación. Cifras oficiales indican que sólo 20% de los universitarios lograrán graduarse y hablando de inglés, el 54% de los usuarios de OCCMundial que realizaron la prueba HELLO para conocer su nivel obtuvieron un nivel bajo.

Que una experiencia negativa no te haga tirar la toalla respecto a tu preparación, recuerda que dominar otro idioma siempre será una ventaja frente a otros candidatos y ampliará tus opciones laborales.

8) Habilidades. En esta parte es momento de hablar de los conocimientos adquiridos que te permitirán realizar el trabajo, las competencias que te distinguen de otros candidatos, la paquetería que dominas y las cualidades que completan tu perfil para hacerte un candidato potencial.

Para que tengas una idea más clara de cómo estructurar tu Currículum compartimos contigo un documento básico que ejemplifica los componentes básicos del documento. Recuerda que el currículum ideal es aquel se adapta a las necesidades de cada persona, de modo que debes evaluar a nivel personal los aspectos que te interesa destacar para que sea funcional para ti.

Claves del Lenguaje Corporal

Normalmente realizamos muchos movimientos o gesticulaciones en una entrevista de trabajo. Aquí algunas recomendaciones.

La mirada: Bien dicen que los ojos son la ventana del alma. Irradian seguridad que a veces se intimidan.

Movimiento de las manos: Uno de los aspectos más difícil de controlar. Es completamente normal que al encontrarnos hablando, apoyemos nuestras explicaciones con las manos, no abuses.

Postura Corporal: La forma en que te sientas habla mucho de tus sentimientos en ese momento, por ejemplo, si te apoyas demasiado atrás puede que el reclutador lo perciba como una falta de interés; ahora que si lo haces muy adelante, demuestras nerviosismo.

Para facilitar las claves:

 

lenguaje corporal

Bolsas de Trabajo Online

Cinco puntos clave.

Mucho se habla de los grandes avances que las tecnologías han traído consigo; mayor acceso a la información, posibilidades de estudiar en línea, mayor perspectiva de nuestro entorno e incluso conocer a otras personas a través de Internet.

¿Realmente conocemos y estamos aprovechando todos los recursos para enfocarlos en nuestro desarrollo profesional?

Las redes sociales, canales estructurados donde individuos interactúan entre sí con un interés en común. Las relaciones pueden crearse con objetivos laborales, amistad, o simplemente social.

Casi un 45% de las empresas tienen una estrategia de detección de talento en las redes, según Yadira Vera Días, Gerente de Redes Sociales de Manpower México y Centroamérica.

Esta empresa dedicada al ramo de Recursos Humanos asegura que además de diversión, las redes sociales permiten mantener una relación más cercana con su público, en su caso, a las personas que están buscando empleo, tal como lo hacen en OCCMundial.com.

Lo que debemos hacer para comenzar nuestro camino y establecer un canal de comunicación que nos conlleve posteriormente a una relación laboral con alguna empresa, es generar empatía en sus redes, por ejemplo, dándole “Follow”, regalándole un like o directamente escribiendo tus dudas e inquietudes en su muro, foros, blogs, o cualquier medio disponible.

Tomando en cuenta lo anterior:

1. Hay que cuidar lo que decimos: A pesar de que la mayoría de nosotros utilizamos nuestro perfil para desahogarnos en todos los temas, tenemos que cuidar el no publicar cosas fuera de lugar, por ejemplo, hacer comentarios sobre nuestros ex jefes o alguna compañía.

2. Autopromuévete: Dedica un tiempo para desarrollar tu perfil en estas redes, recuerda que cuanto más cuides detalles será mejor. Si quieres generar una mayor visibilidad, da de alta una cuenta en las redes sociales más famosas.

Recuerda que siempre hay alguien detrás del monitor, por lo que algún miembro de esa empresa en donde tanto deseas trabajar, está leyendo detalladamente tus comentarios.

3. Hazte Visible: Se recomienda desarrollar un sitio web personal, de manera que si algún reclutador hace la búsqueda de nuestro nombre, tendrá acceso primeramente a lo que quieres que realmente vea.

Incluso hablamos de crear un blog donde puedas generar contenidos de interés buscando la interacción con otras personas, aumentando la oportunidad de visualizar tus pensamientos y llegar a oídos de más gente.

4. Da seguimiento a tu objetivo: Mantente presente en sus redes sociales, sigue sus publicaciones, opina en ellas. No hay que olvidar que si estamos hablando que si Recursos Humanos considera estos medios como útiles para encontrar posibles empleados, tú debes convertirte en uno 100% viable.

5. Trabajemos en la coherencia: Si estás en más de una red social, cuida que tu perfil en una, sea coherente con las otras. Muchas veces los reclutadores no se quedan con la primera impresión (al hacer búsquedas por este medio), por lo que tratan de encontrar la mayor información sobre ti.

7 Preguntas Difíciles en una Entrevista.

entrevista

 

Escogieron tu perfil de entre decenas de aspirantes y tienes la oportunidad de una entrevista, es momento de prepararte para conversar con el reclutador y decirle por qué eres la persona indicada para el puesto.

Más allá de preguntar sobre tu experiencia laboral, tus conocimientos y tu preparación académica, la entrevista está enfocada en conocer tu personalidad, cómo enfrentarás los retos en el trabajo, cómo te relacionas con la gente y cómo manejas la presión, dependiendo del puesto.

1. ¿Cuál es tu mayor debilidad/defecto?

Hay dos cosas que se ponen en juego con esta pregunta. La primera es medir la honestidad y capacidad de admitir errores, por otra parte se evalúan rasgos personales que podrían preocuparle al empleador.

Aquí no hay respuesta correcta. Algo que recomiendan los expertos es mencionar nuestro defecto seguido por alguna medida positiva que estamos tomando para erradicarlo.

2. ¿Por qué estás buscando trabajo?/Por qué dejaste tu empleo anterior?

El secreto de esta pregunta es la diplomacia. Enfócate en las nuevas metas que buscas alcanzar y en los retos que esperas de un nuevo empleo.

Habla sobre superación y crecimiento, no sobre insatisfacción. No es malo mencionar que te sientes estancado o que no crees tener más oportunidades en tu actual empresa, pero siempre resaltando tú deseo de avanzar.

3. ¿Cuánto quieres ganar?

La pregunta del dinero se colará tarde o temprano en la conversación. Es un tema delicado en el que debes ser puntual y haber analizado posibles escenarios antes de la entrevista.

Muchas empresas ofrecen un rango posible de salario, de ser así toma en cuenta tu salario actual y calcula una cifra que te parezca justa. También es importante investigar cuánto están pagando en puestos similares dentro de tu ramo para saber si la propuesta es razonable.

4. ¿Cómo manejas el estrés?

En esta pregunta es importante dejar claro que se tiene la capacidad para realizar las actividades que demanda el puesto, y que el estrés y la presión son elementos del ambiente laboral para los que estás preparado. 

6. Háblame de ti

Tal vez esta sea una de las preguntas más comunes que los reclutadores hacen para incentivar el diálogo con el candidato.

Omite la información personal en esta pregunta, concéntrate en tu profesionismo, qué tipo de empleado eres, qué puedes aportar a una empresa, por qué te puedes convertir en un elemento valioso.

7. ¿Por qué deberíamos contratarte a ti?

Es el momento de venderte. Concéntrate en los puntos fuertes de tu currículum. No seas modesto. ¿Tomaste un curso o diplomado? ¡Menciónalo! Las empresas están en busca de gente que esté más capacitada y tener conocimientos adicionales puede hacer la diferencia.

Es tu oportunidad de destacar las mejores armas de tu perfil que se amolden con lo que está buscando el reclutador, además de demostrar que estás muy actualizado respecto a los conocimientos y habilidades que el área y puesto requiere.

Cómo Lograr una Entrevista de Trabajo Exitosa

-        Se puntual.

-        Rompe el hielo, con una pregunta sencilla como: ¿Fue fácil llegar a las instalaciones?

-        Ofrece un vaso con agua antes de iniciar.

-        Propicia un ambiente relajado y familiar.

-        No intentes impresionar con un lenguaje rebuscado.

-        Evita los distractores.

-        Colócate a una distancia prudente frente al candidato.

-        Durante la entrevista, sonríe discretamente.

-        Presta atención a lo movimientos, son un reflejo inconsciente de los sentimientos.

-        No tengas prisa por hablar, sino por escuchar.

-        Calla de repente y mantente en silencio unos instantes.

-        Pregunta datos importante que están omitidos en el curriculum.

-        Al finalizar, invita al postulante a decir lo que guste.